Make your own free website on Tripod.com
Brochette de frutas con merengue
Home | Narda en Marruecos | Narda en Japon | Entradas | Platos principales | Postres
La cocina con Narda

Brochette de frutas con merengue

image2037.jpg

EL MERENGUE

150 g de claras
300 g de azúcar

Colocar las claras junto con el azúcar en un bol metálico o una cacerolita.

Llevar a fuego bajo sin apoyar en la hornalla y batir constantemente cuidando no cocinar las claras.

Continuar hasta que se disuelva por completo el azúcar.

Luego, retirar del calor y llevar a batir en una batidora hasta que se forme un merengue bien firme y brillante.

El batido debe empezar a velocidad baja y terminar a velocidad máxima. Reservar.

LA FRUTAS

4 frutillas
2 bananas
2 duraznos

Lavar muy bien las frutillas y cortarlas al medio si son muy grandes.

Pelar y cortar las bananas en trozos de 4 centímetros de largo y los duraznos en gajos con piel.

Pinchar los trozos de fruta en palitos de brochette y untarlos con un poco de merengue con una espátula o cuchara.

Cubrir las frutas casi por completo con el merengue.

Después, dorar cada brochette. Para eso existen unos sopletes especiales de pastelería, que son pequeños y fáciles de manejar.

Otros se incorporan a una garrafa chica y al usarlos hay que tener más cuidado.

En caso de no contar con ninguno de estos accesorios se debe encender una hornalla al máximo y pasar el pincho varias veces sobre la llama, hasta que tome un poco de color.

LA PRESENTACION

1 taza de almendras
1 cucharada de manteca

En una sartén colocar las almendras con un poco de manteca y mover hasta que estén doradas, cuidando que no se quemen.

Una vez frías, procesarlas o picarlas bien chiquitas con un cuchillo.

Servir los pinchos sobre una capa de almendras picadas.

Para evitar la sensación que provoca el contacto de la madera de los pinchos con los dientes, que para algunas personas resulta desagradable, existe un procedimiento muy simple que se debe aplicar poco antes de armar las brochettes. Sólo hay que remojar los palitos durante 15 minutos en almíbar o, simplemente, en agua con azúcar. El resultado: el sabor de la madera no se notará.