Make your own free website on Tripod.com
Higos rellenos con queso Brie
Home | Narda en Marruecos | Narda en Japon | Entradas | Platos principales | Postres
La cocina con Narda

Higos rellenos con queso Brie

image2053.jpg

LOS HIGOS

4 higos
200 g de queso Brie
70 g de nueces

Comprar higos a punto o pedírselos a un verdulero amigo quien, no bien los tenga, los guarde para que podamos realizar esta rica receta para el verano. Lavar los higos con mucho cuidado para que no se les salga la piel y luego secarlos. Cortarlos en forma de cruz por arriba, sin llegar a la base. Después, con un cuchillo húmedo cortar el queso Brie en cubos. En el centro de cada higo colocar un poco del queso. Ponerlos en una fuente con papel manteca o aluminio y llevarlos a horno bien fuerte durante, apenas, 4 minutos. Picar groseramente las nueces y salpicar sobre los higos ya cocidos.

image2058.jpg

LA PRESENTACIÓN

Aceto
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
150 g de jamón crudo (opcional)
Rúcula

Hacer una vinagreta de la forma tradicional, colocando primero en un bol la sal, la pimienta y el aceto. Mezclar bien y luego, de a poco, en forma de hilo, incorporar el aceite de oliva batiendo constantemente. Colocar un poco de esta vinagreta sobre los higos y servir. Acompañar este plato con alguna feta de jamón crudo cortado bien finito, con rúcula y el resto de la vinagreta. Infaltable: una buena tostada de pan casero o de campo.

LOS INFALIBLES DE NARDA

Los quesos pueden ser tipo Roquefort, de cabra u oveja, un rico queso de campo o Camembert.

En el caso de utilizar algún queso duro, hay que rallarlo previamente para que se pueda derretir un poco en el horno.

Para una versión más elaborada de este plato, envolver con una feta de jamón o de panceta los higos rellenos y llevarlos al horno hasta que se doren un poco.

Los quesos deben guardarse bien para que duren estropeen Conviene conservarlos siempre envueltos en papel manteca o film dentro de un recipiente con tapa Un consejo: cuando quede un trozo de queso seco, que ya no vayamos a comer, es mejor cortarlo en cubos y congelarlo. Al hacer un guiso o sopa estos trocitos se pueden incorporar al principio de la cocción