Make your own free website on Tripod.com
Pechugas con vegetales
Home | Narda en Marruecos | Narda en Japon | Entradas | Platos principales | Postres
La cocina con Narda

Pechugas con vegetales

image3364.jpg

PRIMER PASO (Para dos personas)

2 pechugas sin piel
1 tacita de café de arroz
4 cucharadas de aceite de oliva
200 g de vegetales congelados o frescos (arvejas, espárragos, bróccoli)

Lo primero que hay que hacer es preparar las pechugas. Se necesita retirar la grasa y tendones, y cortar al medio, de manera que queden 2 bifecitos o escalopes finitos.

Reservar en la heladera. Colocar 2 cucharadas de aceite en una cacerola y el arroz. Revolver, salar e incorporar el doble de agua. Dejar cocinar destapado por 5 minutos.

Mientras tanto, retirar los vegetales del freezer e incorporarlos al arroz junto con 4 cucharadas de agua. Dejar cocinar removiendo de vez en cuando. Una vez listo, tapar y reservar. Se puede terminar con una cucharada de queso blanco o rallado, crema o manteca. En este plato yo usé vegetales congelados, pero los frescos funcionan de la misma manera.

SEGUNDO PASO

1 echalotte
1/2 limón
1 cucharada de manteca
perejil
sal y pimienta

Al tiempo que se cocina el arroz, colocar una plancha o sartén a calentar a fuego fuerte. Picar el echalote y el perejil. En un plato hondo, mezclar el oliva con sal y pimienta, pasar los escalopes de pollo por la mezcla y llevar a la plancha bien caliente. Mantenerlo dos minutos o menos por lado, apagar el fuego, incorporar la manteca, los echalottes, el perejil y unas gotas de jugo de limón. La manteca se va a derretir y con el calor de la plancha se van a cocinar los echalotes y saborizar las pechugas. Mover la plancha y servir con el arroz y el jugo.

image3366.jpg

En caso de apuro, las ensaladas ya empaquetadas de hojas se

pueden usar de base para una más elaborada. Por ejemplo, se le puede agregar unos pedacitos de queso, jamón crudo, peras en láminas finas y una vinagreta de mostaza. O unos higaditos de pollo saltados con aceto balsámico y pan tostado.



Las sopas son otro buen camino a la hora de resolver en tiempo récord. Los calditos son un ítem necesario en cualquier heladera,



Un capítulo aparte merece la pasta: con manteca, oliva, crema o queso de algún tipo, tenemos una comida. Solóse necesita agregar algo que saborice.



Infusionar aceites es un buen truco. La incorporación de hierbas frescas al stock básico de la cocina levanta cualquier plato.



La plancha o grill esperan un bife, un pescado, escalopes de pollo para hacerlos en 2 minutos.



Más que rápido: unas costillas de cerdo pasadas por harina, con un chorrito de vino antes de sacarlas del fuego, y gotas de limón para terminar.



¡Larga vida a las legumbres en lata! Abra una de porotos, saltee con cebolla, ajo, apio, panceta y luego procese todo. Acompaña perfecto carnes a la plancha.