Make your own free website on Tripod.com
Ensalada de rácula, pera, queso y jamón
Home | Narda en Marruecos | Narda en Japon | Entradas | Platos principales | Postres
La cocina con Narda

Ensalada de rácula, pera, queso y jamón

image2034.jpg

LA ENSALADA

2 atados de rúcula
Medio atado de espinaca
2 cucharadas de nueces
1 pera
100 g de queso azul

Lavar muy bien la rúcula y las hojas de espinaca, a éstas retirarles los cabitos (hay que tomar cada hoja doblándola al medio, dejando el lado de las nervaduras expuesto y tirar del cabito hacia arriba, que de desprendera solo).

Reservar las hojas bien escurridas. Cortar la pera al medio, retirarle el cabito y las semillas y cortarla en láminas muy finas. Colocar las nueces en una placa y llevar a horno medio por unos minutos (hay que controlarlas, ya que las nueces pasan de tostadas a quemadas en unos segundos). El aroma a nueces tostadas es delicioso y se reconoce rápidamente. Después, picar groseramente las nueces. Desmenuzar el queso con la yema de los dedos, cuidando que los trozos no queden muy chiquitos. Al no cortarlo con un cuchillo permitimos que el queso azul se desarme un poco y se integre con la vinagreta.

LA VINAGRETA

3 cucharadas de aceto
6 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de miel
Sal
Pimienta
70 g de jamón crudo bien fino

Realizar las vinagreta colocando el aceto, la sal, la miel y la pimienta en un bol y en forma de hilo agregar el aceite batiendo constantemente con un batidor o un tenedor.

Al momento de servir, colocar las hojas, arriba el jamón (cortado con las manos para que no se apelmace), la pera y el queso. Condimentar la ensalada y llevar a la mesa.

En lugar de peras, en esta ensa-lada se pueden emplear manzanas, uvas o melones, que van a quedar perfectos.

El jamón crudo lo podemos reemplazar por un fiambre de intensidad parecida: bondiola, panceta dorada, etc. El sabor no será el mismo si no tostamos las nueces.

Recomiendo tostar por lo menos una taza y guardarlas en un recipiente bien cerrado para que duren.

A la hora de comprar fiambres, es preferible pedir que los corten en el momento. Conviene hacer una pequeña fila y esperar hasta que el empleado de la f iambrería lo corte, antes que llevarse a casa esos productos en las bandejitas cubiertas de plástico que suelen ofrecer en algunos comercios. Porque es probable que el fiambre haya sido dispuesto en esa presentación varias horas antes de la compra.